FANDOM


Izumi Nase
Izumi Nase
Izumi en el anime
Nombre
Kanji

名瀬 泉

Rōmaji

Nase Izumi

Descripción
Raza

Guerrera del Mundo Espiritual

Género

Femenino

Signo

Aries

Cumpleaños

7 de Abril

Tipo de sangre

O-

Altura

170cm

Estado Profesional
Ocupación

Guerrera del Mundo Espiritual

Estado Personal
Familiares

Hiroomi Nase (hermano)
Mitsuki Nase (hermana)

Aparición
Anime

Carmín (Episodio 1)

Actores de Voz
Japonés

Ayako Kawasumi

Izumi Nase (名瀬 泉 Nase Izumi) es uno de los personajes secundarios de Kyoukai no Kanata. Es la hija mayor de la familia Nase, y la hermana mayor de Hiroomi y Mitsuki.

AparienciaEditar

Izumi tiene el cabello corto hasta la altura de los hombros y de color negro, el cual siempre lleva suelto. Tiene los ojos color morado y se le ve usualmente usando dos collares, uno que tiene un pequeño dije de pez y el otro con joyas rojas y verdes. Izumi tiene una pequeña marca da nacimiento debajo de su boca ligeramente a la izquiera. Sólo se le ha visto usando faldas: una a cuadros y otra de color negro; también usando franelas de manga larga. También usa un brazalete en su mano derecha. Su apariencia posee un aura de madre y algunas personas piensan erróneamente que es la madre de Mitsuki y Hiroomi.

PersonalidadEditar

Como corresponde a la familia Nase, Izumi exuda un aire de elegancia, contratando con su tendencia de ser sincera alrededor de otras personas aún manteniendo una expresión amable.

HistoriaEditar

Izumi ha actuado como una figura de mentor durante la infancia de Mitsuki, enseñando a Mitsuki las formas de actuar de un Guerrero del Mundo Espiritual, aunque sus "lecciones" parecen duras, enseñando a Mitsuki de los sacrificios que se deben hacer por el bien de su trabajo como Guerrera. La vida de Mitsuki bajo el cuidado de Izumi da forma a su persona en el presente.

HabilidadesEditar

BarrerasEditar

Incluso entre la élite Nase, se destaca excepcionalmente como una calificada Guerrero del Mundo Espiritual , una de las pocas capaces de hacer uso de las barreras.

NAVEGACIÓN
GUERREROS DEL MUNDO ESPIRITUAL